Portada del sitio > Investigación sobre el anarquismo y la anarquía > Chile > PINTO, Alejandra con Adriana PALOMERA, compiladoras. Mujeres y Prensa (...)

PINTO, Alejandra con Adriana PALOMERA, compiladoras. Mujeres y Prensa Anarquista en Chile [1897-1931]

Domingo 10 de mayo de 2009, por CREAGH Ronald

Santiago de Chile: Ediciones Espíritu Libertario, 2006. Coleccion Historica Osvaldo Bayer. 186p. -(18 x 13 cm).
(ISBN: 956-8288-04-X)

Resumen :

Recopilacion de los trazos que han dejado las mujeres en la prensa libertaria de principios del siglo XX en el cono sur americano

Una de las características históricas de los movimientos anarquistas ha sido la educación para la discusión de sus propuestas.

Las autoras de este libro nos dicen que para poder vivir las ideas libertarias no sólo se debe repensar la ideología desde el liberalismo económico, el capitalismo salvaje, la globalización del control o la dictadura socialista, sino, también y principalmente, las ideas que las han parido y las sostienen.

Para dar cuenta de estas ideas, las autoras nos entregan una compilación de artículos de mujeres escritos en la prensa anarquista de fines del siglo XIX hasta las tres primeras décadas del siglo XX. Rescatando las voces de las mujeres de la época, nos permiten por una parte, observar las coincidencias de reivindicaciones de estas mujeres que no se declaran feministas, con los nacientes movimientos feministas del siglo XX; y de otra, conocer un análisis teórico con propuestas metodológicas de mujeres al interior de los movimientos anarquistas, cuestiones no siempre visibilizadas en los análisis e historias sobre estos movimientos. Como nos dicen las compiladoras la visibilización de las voces de estas mujeres, se enmarcan dentro de la emergencia de un “sujeto colectivo”, donde tuvo predominación el concepto de clase, pero enfatizando también la experiencia interior y la reelaboración particular que entregan las mujeres a partir de sus experiencias, vivencias y reflexiones propias. Entre estas reflexiones, la definición de anarquistas que teresa Claramunt hace en 1901 aparece distintiva de lo que muchos movimientos anarquistas proclaman hasta nuestros días. Es anarquista el hombre de talento o el que aspira a tenerlo; el que empuña un puñal o un objeto destructor y atenta contra la vida de un próximo, no debe llamarse anarquista, porque la anarquía es el orden, es la vida, y el que comete un acto que produce víctimas no puede ni debe ser anarquista.

Muchas de las situaciones denunciadas o las preocupaciones de estas mujeres, están aún sin grandes cambios en las sociedades contemporáneas, como por ejemplo, la violencia al interior de las parejas, reflejadas en estos dichos de Valentina Franco en 1905: La mujer casada es muy infeliz: Desde la mañana hasta la noche pasa triste en su eterna esclavitud, ella no puede hacer nada sin permiso del marido, debe obedecer humildemente y sin replicar todas las órdenes de este, y si el hombre es malo, tendrá que soportar sus insultos, y hasta sus golpes, y esto durante toda la vida, sin esperanza alguna de salvación.
El conocimiento de la historia desde las voces propias de las mujeres, nos permite enriquecer las miradas de las sociedades actuales, rescatando reflexiones de mujeres que hablan por sí mismas.

Margarita Iglesias Saldaña
Le Monde Diplomatique Nº 87
Julio 2008